Receta para las habas y el arroz con cordero herbáceo | Una cocina en Roma

    dishes: Como los mercados romanos pairo con intensos habas verdes, manos pueden verse agitado con la rutina de pelarlas consumir con Pecorino Romano. Tratar con arroz herbáceo y chuletas de cordero nueva temporada

    acclaimed food author

    Como pelar castañas asadas, Prising mariscos abierto, o simplemente romperse abierto una tuerca de pistacho salada con la uña del pulgar, en Roma en esta época del año pelar habas se convierte en parte de una rutina tan crucial como el sabor. Crucial también es el corte, o más bien con filo, del queso con un poco de pala ejecutar, sugerencia de un cuchillo, o las púas de un tenedor, todos los cuales producen piezas escarpadas que aparecen al gusto totalmente diferentes a una pieza de bordes lisos. El grano pelado y pedazo de queso y luego se consumen juntos.

    Al principio me vi esta rutina regular 12 años atrás, justo después de llegar aquí en Roma. Permaneció en una trattoria llamada Agustarello, un espacio extra de una ubicación que mide la altura de mis conceptos acerca de cómo folklorish una trattoria romana debería ser: Sin embargo llanura invitando, partner in the kitchen area making the , poderosa otra mitad en el frente, sus hijos para llegar aquí de vuelta de la escuela gruñón y en busca de la pasta, pan en una cesta. Un grupo de chicos en una mesa cerca de mí se trajeron un plato de habas en sus vainas y una cantera parcialmente excavado de queso blanco escarpado. Comenzaron con filo y la visualización dinámica, sus brazos cruzan en método similar como su discusión, a continuación, el consumo de frijoles con queso, cada uno a su método particular: el 2 juntos, habas inicialmente luego de queso, queso inicialmente y luego (doble pelado) frijol.

    Tenía la esperanza de que se pueda interponer exactamente la misma cosa, Sin embargo no era, no menos importante debido al hecho de que yo estaba terminando mi comida. He intentado encontrar una descripción de un menú, Sin embargo aún no ha descubrir uno, y la izquierda antes de que realmente comprendía. Con el tiempo, aunque, He descubierto que esto es una rutina fuentes romanas, excavación de los pulgares en la vaina de terciopelo y luego descomprimirlo con el fin de consumir la temporada de habas flamantes con queso preferido de Roma-negro cera cerrados, ovejas Pecorino Romano leche. La mezcla de judías verdes intensos: pequeño, oferta, dulce y con sabor a clorofila pura mantequilla y cera, en contraste con la fuerte, queso aterciopelada es una victoria.

    No es una rutina restringido a pensiones. Cuando el aire se llena de la primavera y el mercado con unas pilas de habas, barato y alegre como los chips, todos lo hacen ya sea en una trattoria o en la casa, en un parque o campo. Favorito e pecorino es una mezcla agradó de Pascua para el desayuno con pan enriquecido y un salami tachonada con excelentes pepitas de grasa llamada de coral, for the picnic on , sin embargo, en el primero de mayo, cuando las porciones de cabeza en el campo de la oveja y un sudores de picnic bajo el sol del mediodía. Es una rutina cargada de significado para los romanos que piensan acerca de frijoles fava precursores de la primavera una medida que nos informa que en realidad no es simplemente exactamente lo que consume, Sin embargo la forma.

    Asimismo, es una práctica que se lleva a un viaje de buena gana a Dorset, donde mis padres y madres viven, por ejemplo, donde habas regionales son una recompensa con afilada, cheddar regional.

    A medida que avanza la temporada, habas, como los individuos, años, su engrosamiento de la piel, el azúcar depender de almidón de modo que tiddlywinks tiernos terminan siendo botones gruesos que requieren doble peeling, su capa no transparente estallar apagado. Mientras tanto, sin embargo, se puede consumir todo el frijol.

    En Roma, habas pasan a formar parte de otra comida romana muy querido llamada vignarola, un vegetariano estofado de primavera de alcachofas, chícharos, frijoles, lettuce and onion braised in great deals of . Del mismo modo que se guisan con jamón, convertido en una ensalada con hinojo muy finamente en rodajas, or tossed with and overdid toast spread heavily with ricotta.

    El concepto para el plato del día de hoy se originó a partir Jessica Seaton Es maravilloso libro nuevo Reunir, cocinar, Banquete . Fue la página del libro se abrió en: arroz envasado con hierbas y habas, y la respuesta a la preocupación ¿qué vamos a consumir esta noche? Es posible utilizar todo tipo de hierbas aquí. Utilicé el perejil y la albahaca debido al hecho de que era exactamente lo que tenía, Sin embargo se dirigió hacia fuera y comprar un poco de eneldo para darle un toque de anís aromático, que no es realmente a gusto a todo el mundo, sin embargo, es un poco de una adición si es. Es posible asimismo utilizar un puñado de hojas de hinojo. Lo que usted utiliza hierbas, utiliza gran cantidad y cortar con cuidado que son componentes No motas e incluirlos mientras que el arroz esté caliente, por lo que distribuyen su fragancia fragante. Creo que la mantequilla es necesario. Al igual que el aceite de oliva, vestidos de ella, y produce lo que en conjunto, sin embargo, del mismo modo redondea y suaviza los bordes de ellos mantequillas arriba si te gusta. Es posible que simplemente utilizar el aceite de oliva. Jessica recomienda como acompañamiento de pescado. Estoy recomendando cordero. En Roma, cordero se ofrece normalmente más juvenil (las chuletas son de menor tamaño y golpeó a cabo) y preparado rápidamente, la scottaditto, lo que indica preparada en el diseño que se quema los dedos es decir, cómo mejor consumirlos, siendo rutina tan crucial como el gusto.

    Arroz con habas, hierbas y chuletas de cordero

    Si usted no consume cordero, cambiar con trozos de queso salado o mezclar algunos garbanzos preparados a través del arroz.

    sirve 4
    1.2 kg habas en sus vainas, o 400 g de los congelados, descongelado
    Una pequeña cantidad de perejil de hoja plana
    Una pequeña cantidad de albahaca
    Una pequeña cantidad de eneldo
    450g arroz de grano largo blanco
    5 Cebollas de primavera, cuidado en rodajas
    45g de mantequilla
    4 tablespoon additional
    Sal y pimienta negro
    2 limones
    4 grande, o 8 pequeñas chuletas de cordero

    1 Pod las habas. probar uno: en esta época del año que necesitan hacer daño suficiente para consumir sin pelar el doble de su opción. Si decide, cubrir los frijoles con agua hirviendo durante un minuto, desagüe, entonces revitalizar en agua fría, momento en el que las pieles no transparentes deben saltar fuera si usted aprieta. Si no está el doble de pelar, hervir los frijoles en agua con sal durante 3 minutos o hasta tierna, escurrir y mantener caliente.

    2 Tire de las hojas de hierbas de los tallos. Cortar las hojas con cuidado.

    3 Enjuague el arroz dos veces, a continuación, preparar en lotes de ebullición, abundante agua salada hasta tierna sin embargo al dente. Deja y tuberías de desagüe a vapor seco en un colador para 5 minutos.

    4 En una sartén grande freír, a fuego medio-bajo, freír las cebollas de primavera hasta suave. Preparar las chuletas de cordero en una cacerola de la plancha o en la parrilla, el método que más te gusta.

    5 Añadir el arroz, habas, sal, pimienta, una captura de jugo de limón y las hierbas a las cebollas de primavera, a continuación, revolver hasta que todo lo que es bien integrado y brillante. Encienda a una placa de servir caliente.

    6 Una vez preparadas, apilar el cordero en la parte superior del arroz, además de las cuñas de limón.

    Rachel Roddy is an acclaimed based in Rome and the of cinco trimestres: Recetas y notas de una cocina en Roma (Saltyard;-hrib- @racheleats

    Lee mas: https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2017/apr/11/roman-broad-beans-fava-herby-rice-lamb-chops-recipe-rachel-roddy